No puedo teletrabajar 8 horas confinado

Me refiero confinado en casa. Con hijos, mujer y perro.

Yo me levanto sin despertador a la hora que Dios quiera. Eso sí, a las 22:00 ya estoy en la cama, escuchando un podcast llamado La Contracrónica.

Por tanto, a las 6:30 AM ya ando abriendo el ojo. Últimamente duermo mucho porque a esas horas le tengo que sumar una horita de siesta aprox.

El caso es que me levanto muy atontao… hiperatontao, y me cuesta concentrarme.

Cuando llevo 40 minutos aprovecho a aplicar la técnica Pomodoro y me voy a hacer café.

¿Cómo es la técnica Pomodoro? ¿40 minutos trabajando y 10 descansando? A mí se me da muy bien estar los 40 minutos trabajando. Lo que se me da peor es aplicar los 10 minutos de descanso.

Hoy han sido 30 minutos de descanso… pero es que eran las 7:20 AM joder…. hasta que no me tomo el café no soy persona.

Total que después de esa media hora de descanso me vuelvo a poner a trabajar. Es entonces cuando puedo aprovechar más el tiempo.

Todos están en silencio, todos duermen, mi perro ronca… y me despista. Un simple «¡¡Ofo!!» es suficiente para que deje de roncar. Se llama Golfo pero le llamo Ofo, como mi sobrina de 4 años.

Con suerte, hasta las 11:15 AM no se levanta nadie. Para esa hora ya me he tomado 3 cafés. Es cuando más redacto.

Golfo alias Jose
Ofo

¿Cuántas horas efectivas de trabajo habré hecho hasta esa hora? ¿3 horas y media? Tengo que volver a recurrir a Toggl para monitorizar el tiempo efectivo de trabajo.

El problema está en acordarte a darle «start» cuando te pones a trabajar y «stop» cuando paras… pero es una herramienta muy guay.


Yo saco a Ofo 6 de los 7 días de la semana. No por gusto, acuérdate que tengo que trabajar, tengo que ser productivo… cuanto más redacte, más gano.

Pues bueno, es a las 11:15 cuando todo el mundo despierta y ya me tengo que ir del salón cuando aprovecho para sacar a Ofo.

Total que hasta las 12:00 AM no me vuelvo a poner a trabajar. A esas horas mi concentración decrece pero sigo redactando e investigando.

A las 14:00 ya estoy mamao. Lo dejo.

Total de palabras escritas: 1.100. Muy flojo pero claro, con unas 5 horas efectivas de trabajo qué quieres.

Aprovechando el confinamiento, podría seguir a la tarde… pero me niego. También tengo derecho a algo de ocio.

Después de comer es cuando puedo ver algún vídeo de Youtube, generalmente informativo sobre mi trabajo, pero a los 5 minutos ya estoy dormido.

En estos días de confinamiento, la siesta puede ser eterna. Por lo general son 45 minutos, me levanto, meo y me vuelvo a acostar… y me vuelvo a dormir. Estoy reventao.

No empiezo a ser persona hasta las 18:00 más o menos. Hora de merendar, de enredar con mis hijos, de molestar a mi mujer o de mejorar esta web.

Ahora son justo las 20:01. La gente está aplaudiendo. Yo lo siento pero no… no sé si soy muy soso o qué pero esto de que pongan canciones mientras algunas vecinas bailan como locas y otros tiren hasta petardos, no va conmigo.

Por eso estoy aquí redactando, que es lo que me gusta.

Por cierto, si quieres contratar mis servicios como redactor puedes echarle un ojo a la página de inicio de mi web. Ahí lo explico todo.

Mientras tanto puedes seguirme en Twitter.

Nos vemos mañana… o no.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *